Elaboración

La cerveza es un producto procedente de la fermentación de un mosto obtenido de cereales al cual se le añaden lúpulos que le otorgan su característico amargor y aroma. Al menos esa es una definición formal, pero ¿qué es para nosotros una cerveza? y ¿cómo la elaboramos? En cada elaboración estamos en contacto con los ingredientes, se preparan, se pesan, se huelen, se sienten. Para llegar a una cerveza terminada hay mucho trabajo. El agricultor de la cebada, el maltero que elabora las diferentes maltas, el agricultor de lúpulo (diferente al primero, claro) y el cervecero que recibe los ingredientes y que tras muchos cálculos obtiene la receta o combinación de maltas y lúpulos. Es fascinante es como en la cervecería se mezclan los cereales, agua y lúpulo que se fusionan y trasforman gracias a las levaduras en una bebida vibrante y eterna, La Cerveza.

La fabricación se inicia con la molienda de las maltas.

Molienda de las maltas

Molemos las maltas justo antes de cada elaboración para que conserven todo su sabor y aroma.

Macerado

Se mezclan las maltas con agua obteniendo un mosto. Cada receta de cerveza tiene una selección de maltas que determinarán el sabor, el grado alcohólico, color y espuma de la cerveza.

Cocción

En esta fase, se añaden los lúpulos. La cocción del lúpulo aportará el amargor, sabor y aroma característico de la cerveza.

Fermentación

El mosto se enfría y se dirige a la sala de fermentación, donde se inocula con la cepa de levadura correcta al estilo de cerveza. En esta fase el mosto fermenta por acción de las levaduras adquiriendo su grado alcohólico.

¡Ya tenemos la cerveza a punto de terminar!

Maduración

Tras la fermentación, se requiere de un periodo de maduración donde se afinan todos los sabores y aromas de la cerveza. Es un cambio fascinante. Lo que habían sido unas felices plantas en el campo se transforman, gracias al conocimiento y trabajo del cervecero y la levadura, en Cerveza.

Envasado

Una vez acabada la fermentación y maduración envasamos la cerveza en botellas o barriles. En este momento ya está la cerveza lista para ser consumida.

Para nosotros, que elaboramos la cerveza es el final del proceso, donde se recompensa el duro trabajo de elaboración.

Para ti, es el principio para disfrutarla. ¡Salud!

Desde el corazón de Velefique

Nuestras instalaciones están ubicadas en el término municipal de Velefique a 950 metros de altitud, en pleno corazón de la Sierra de los Filabres. En una comarca dominada por un sustrato de pizarras. Estas características tienen influencia por dos motivos. El primero, es que nos abastecemos de un agua de sierra con menor dureza y elevada calidad. El segundo, es que durante la mayor parte del año la altitud proporciona unas temperaturas muy idóneas para la fermentación y maduración. Por tanto el agua y frío de la sierra, se convierten en nuestros principales aliados.

Sistemas de control

La elaboración de cerveza, independientemente del volumen fabricado y de la mecanización empleada, está sometida a una normativa y reglamentación técnico sanitaria de obligado cumplimiento. En materia de seguridad alimentaria en Cervezas de los Filabres aplicamos un APPCC (Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos) elaborado según las recomendaciones del manual de buenas prácticas del sector cervecero. Se han elaborado los planes de higiene, además  llevamos a cabo un control de todas las entradas y salidas de materia prima y cerveza terminada para el registro de trazabilidad del producto.

¿Quieres probar nuestras cervezas?